Uno más

viernes, enero 06, 2006

La ley de la vergüenza.


El tabaco perjudica al que lo consume, está claro, pero eso a mi sinceramente me importa poco; el problema es que molesta y perjudica también a quien no desea consumirlo. Al no fumador no se le daba alternativa, tragar, tragar y tragar, si tus compañeros de trabajo fuman, a tragar, si te vas de copas, a tragar, si en el restaurante, el de la mesa de al lado es una chimenea andante, a tragar.
El fumar en cualquier sitio, es algo tan arraigado y tan cotidiano que parece que el mundo se acaba el día 1 de Enero. No hace tantos años, había maestros que impartían sus clases con su cigarrito en la boca, hoy sería algo escandaloso, también te encontrabas al médico pasando su consulta con un cenicero lleno y haciendo méritos para llenar otro, hoy sería inconcebible. Los fumadores se adaptarán, y dentro de unos años también será inaudito ver fumadores en lugares donde hoy es normal.
Dicen que se sienten acosados, acorralados, apestados; ¿y cuantos años llevo yo acosado, acorralado, y con la ropa apestada?
Vergüenza, debería darle a muchísimos fumadores de que les tengan que imponer por ley, lo que no han sido capaces de hacer por ética.

1 Comentarios:

At 11:39 p. m., Blogger Joaquín said...

Me alegra que tú también sigas con el blog, insisto en que me parece inteligente lo que escribes, y con lo del tabaco pues eso, que ya se acostumbrarán, es cuestión de tiempo.
Saludos y te olvides de donde estamos.

Pd- Me encantan las fotos y la asociación que de ellas haces.

 

Publicar un comentario

<< Home